Bienvenidos a mi blog de fotografías de naturaleza. Llevo ya varios años metido en este apasionante mundo, complicado, difícil, que requiere tiempo y paciencia, madrugones, caminatas interminables a veces -de noche casi siempre-, con el pesado equipo a cuestas, o tantas horas de soledad en medio del monte o junto al río. Pese a todo ello, el medio natural permite captar imágenes increíbles. Son para mí como un sencillo "tesoro" de gran valor. Algunas las quiero compartir con mis amigos en este sencillo espacio virtual, pero también con todos aquellos que aman la naturaleza y los seres que en ella habitan, con los amantes de este "género" fotográfico y con quienes valoran y respetan el medio natural.

Traduce esta página

MAMÍFEROS-Nutrias


No son las mejores fotos que podría haber imaginado, pero son mías y encierran unos momentos únicos que permanecen inalterables en mi memoria.

Durante varias semanas estuve haciendo pesquisas a lo largo de unos cuatrocientos metros de un río próximo. Media hora larga de coche y otra media hora casi caminando con mochila, hide y trípode, justo al alba. Y allí, inmóvil, durante varios días apenas tuve resultados. Los Martines pescadores pasaban rasantes, casi acariciando el agua con sus ágiles y vertiginosas maniobras; algunos Zampullines que se afanaban por llegar hasta mi posición, sin apenas percatarse de mi presencia; alguna Garceta común; y hasta varios Patos se aproximaron hasta donde yo estaba. Y así durante casi una semana. Pero un día, el que menos esperaba yo, porque los cazadores comenzaban a ensuciar con ese mortífero y atronador ruido aquel remanso de paz natural, ese día, apareció ante mí una espléndida Nutria.

Pude darme cuenta de que se aproximaba junto a la orilla, por el remolino que causaban sus idas y venidas bajo el agua. Hasta que emergió, con su simpático hociquillo olisqueando no sé qué aromas de una mañana húmeda de rocío. Se sumergió una y otra, y muchas veces. Y volvió a salir a la superficie para masticar con parsimonioso movimiento de mandíbulas varios cangrejos de esos rojos de río, que abundan en toda esta zona. Llegó a nadar muy cerca de mí. Y la ví de cerca, con su propio reflejo en el agua. Y me quedé casi sin poder reaccionar cuando, inesperadamente, estuvo tan próxima que ni el objetivo era capaz de quedar enfocado.

Y cuando menos lo esperaba, tras casi veinte largos minutos cerca, se perdió tras unas adelfas y no la volví a ver.

He vuelto otras tantas veces y sólo en una ocasión la vi junto a otro congénere. Supongo que ambos formarían una pareja y que, con el tiempo, podré tener la suerte (quién sabe) de vislumbrar de nuevo a un ser que viene a sintetizar en sí mismo lo más auténtico de nuestros medios naturales, del hábitat de nuestros ríos y riberas, de esos bosques-galería que son el refugio de aves, anfibios, mamíferos y hasta reptiles. Un medio que debemos proteger, porque sin ellos difícilmente es posible mantener el equilibrio natural que necesitamos para garantizar nuestra propia subsistencia.
GGCarballo






1 comentario:

elcamperoinquieto.com dijo...

felicidades! sueño con un moemnto con el tuyo vivido (y por ahora perseguido infructuosamente).
Saludos camperos!